La Casa Chérrez, construida por el arquitecto Oswaldo de la Torre en 1963 y ganadora del Premio al Ornato en 1964, está siendo destruida desde el lunes, 22 de julio de 2019, con la autorización de una Licencia de Trabajos Varios, emitida por la Administración Zonal, con número de expediente 2019-19567-CCMA-01.

Este lamentable e indignante hecho, pone nuevamente en evidencia, el reclamo del Colegio de Arquitectos de Pichincha durante los últimos años sobre la urgente necesidad de documentar e inventariar técnicamente la arquitectura representativa de las ciudades del Ecuador, para protegerla y conservarla.

La Casa Chérrez, junto a otras edificaciones, ponen de manifiesto las soluciones aportadas en el siglo XX por el Movimiento Moderno al reto de renovar las técnicas arquitectónicas para satisfacer las necesidades de la sociedad. Estas obras  constituyen un testimonio de la internacionalización de la arquitectura moderna y de la apropiación en nuestro contexto con sus aportes particulares. Por la riqueza de sus propuestas arquitectónicas, el momento histórico al que representan y su contribución a la configuración de identidad y al acervo cultural, merecen atención prioritaria por parte de las autoridades encargadas. Es indispensable la formulación de un proyecto de conservación, antecedido por el reconocimiento de este tipo de arquitectura como patrimonial.

Apelamos a las autoridades del Ministerio de Cultura y Patrimonio del Ecuador, así como a las distintas instancias y entidades responsables por parte del Municipio del Distrito Metropolitano de Quito, a tomar acciones inmediatas para la formulación e implementación de una propuesta integral de conservación, que promueva el desarrollo de una conciencia ciudadana para revalorizar estos proyectos, así como la corresponsabilidad de las instituciones de gobierno, con planes de incentivos para el mantenimiento y la buena utilización de estos bienes, que, con propuestas coherentes e imaginativas de rehabilitación, podrían convertirse en importantes puntos de desarrollo para los barrios, adatándose así, a las necesidades del contexto urbano actual.

Casa Chérrez, fotografías del lunes 22 de julio de 2019.

La Casa Chérrez, un referente del período moderno en Quito va a desaparecer, su memoria y su legado, quedan en los libros y revistas especializados, como casos de estudio, junto a otras joyas de la arquitectura que también han sido destruidas, frente a la indolencia e ignorancia de autoridades y ciudadanos. ¿Cuánto más de nuestra identidad debemos perder para tomar acciones concretas? ¿O es que, acaso, buscamos convertirnos en una ciudad sin historia ni alma?

Comments

comments