Desde 2008 se eliminó la afiliación obligatoria a los colegios profesionales del país, después de ser un requisito indispensable para ejercer casi cualquier profesión, y esto trajo consigo el debilitamiento de los gremios.

Sin embargo, esta realidad no ha detenido el trabajo del Colegio de Arquitectos de Pichincha, CAE-P, creado en 1962 para defender los derechos de los arquitectos y las arquitectas, vigilar el desarrollo planificado de la ciudad y la calidad de la obra arquitectónica.

Este año, el CAE-P cumple seis décadas como una organización gremial íntegra e incluyente, que fomenta y promueve el desarrollo de la arquitectura, la calidad de vida de sus colegiados y de la comunidad, caracterizándose por ser un espacio vital para el crecimiento de quienes ejercen la profesión y un colegio con marcada incidencia en el ámbito social, político, académico y cultural, gracias a su compromiso de servir a la ciudad a través de sus diversos proyectos e iniciativas.

Su surgimiento se debe al esfuerzo de un grupo de notables profesionales que quisieron dar respuesta a “la constante inquietud de los arquitectos por constituir un cuerpo colegiado que los respalde en su actividad”, como muestra la placa de su acta de constitución ubicada en el pasillo de ingreso de la actual sede de Iñaquito.

El acta de constitución, que reposa también en los archivos de la Secretaría Provincial del CAE-P, da cuenta de las motivaciones que llevaron a la creación del gremio y muestra los nombres de los arquitectos que lo hicieron posible: Otto Glass,   Francisco Cevallos, Jorge Jarrín, Gilberto Gatto S.,   Miguel Iturralde, Boanerges Navarrete, Jaime Dávalos, Milton Barragán, Enrique Ledesma Mariscal, Mario Arias, Eduardo Muñoz H., Virgilio Flores, Carlos Maldonado, entre otros que participaron en aquel entonces.

 Para honrar este acontecimiento, el arquitecto Pablo Moreira, anterior presidente del CAE-P, planteó celebrar su aniversario en la fecha de su constitución. Esta mociónfue aprobada por mayoría en la Asamblea Provincial Ordinaria del 26 de febrero de 2021, donde se acordóconmemorar la fundación del Colegio de Arquitectos de Pichincha el día 22 de marzo de cada año.

Un aniversario con propósito

En el marco de su aniversario, la institución aprovecha para recalcar el papel de los gremios en la evolución de los diferentes sectores productivos y en la generación de políticas públicas que trabajen por una ciudad sana, equitativa y segura.

La realidad se nos muestra compleja, inestable, incierta, situación en la que se vuelve indispensable fortalecer a los gremios como proyectos colectivos, espacios comunes en donde confluyen las acciones individuales, volviéndose plurales en beneficio de todos y todas, del medioambiente y de la sociedad”, expresa la Arq. María Samaniego Ponce, actual presidente del CAE-P.

Samaniego también destaca  la colaboración de los gremios con el Estado, legisladores y autoridades en general, ya que tienen como propósito apoyar, desde una visión técnica y especializada, en la generación de normas, planes y propuestas de funcionamiento que permitan cumplir los objetivos de la sociedad e impulsen el desarrollo urbano al mismo tiempo.

En los últimos años, los gremios se han ocupado en buscar maneras para mejorar la productividad de los distintos sectores, para lo cual han desarrollado áreas de innovación, apoyando el trabajo de startups, universidades y laboratorios dedicados al rubro. “Sabemos que los desafíos para este 2022 son enormes y trabajar unidos, en red y bajo un mismo enfoque, es clave para encontrar las soluciones que necesita la ciudad y el país en general”, señala la arquitecta.

 

Entre retos y oportunidades