El terreno localizado en la Calle Lizardo García 130 y Av. 12 de Octubre, sector la Mariscal, fue comprado en el año cuarenta y ocho. En el lugar no había nada, al frente, en la 12 de Octubre, funcionaba el Polo Club y alrededor había terrenos sin uso ni cerramientos. “Era como hacienda, aquí se pasean las vacas, los burros” dice Vera Schiller de Kohn.

En los planos y documentos la casa aparece como: Casa de la Sra. Vera de Kohn. Es la vivienda que Kohn hizo para su esposa, hecho indiscutible por el monograma de bronce que está en la puerta de la entrada principal.

Cuando inició el diseño, los muebles que fueron enviados desde Praga hasta la Argentina, ya estaban en Quito. Estos muebles se conservan hasta hoy, fueron el origen del diseño arquitectónico. Cuando la casa estuvo lista, literalmente cada mueble tenía su lugar y su función.

La edificación alberga vivienda y oficina. Cada uso con su separación en áreas públicas, semipúblicas y privadas. La vivienda ocupa la planta baja; y la oficina – estudio arquitectónico – el primer piso”

Una grada torneada exterior lleva del ingreso público, puerta de calle, al primer piso (Oficina). En la parte frontal está una terraza que es la loza del garaje. Las ventanas están orientadas hacia el Cotopaxi y el Pichincha. El área de trabajo es generosa y bien iluminada, destacan los detalles de las luminarias embebidas en la losa, las paredes contrachapadas en madera, las columnas de piedra triangulares invertidas de las ventanas, los detalles de manubrios, puertas y ventanas hacen el atractivo y la elegancia de esta casa.

Vera Schiller de Kohn explica: “él hizo su oficina en el primer piso {la vivienda está en la Planta baja} porque no quería estar fuera de la casa todo el día, y no quería arrendar o alquilar una oficina. Entonces, la oficina estaba arriba”. La oficina es completamente independiente de área de vivienda y de los jardines. Está provista de dos ambientes complementarios que se comunican internamente a través del sector del baño y cafetería y, externamente, por el descanso de la grada.

El área de vivienda es de un solo piso, con un piso a desnivel hacia arriba para las habitaciones; y, otro hacia abajo para las áreas de servicio. El desnivel de las habitaciones permite articular, en la parte lateral de la casa, un subsuelo a partir de la corta del terreno, la pendiente y el nivel de piso. En este sector la casa tiene tres pisos.

El ingreso a la vivienda se da por una parte de madera con engastes de bronce y vidrio, el detalle más interesante es el monograma de Vera Kohn. Esta puerta da paso a un generoso recibidor, cuyas paredes están enchapadas en madera.

Las tres habitaciones se articulan alrededor de un espacio central multifuncional, que alberga el área de estudio y de vituallas; se conecta con la cocina y el área de lavado gracias a un pequeño desnivel y una puerta, la misma solución, pero invertida se usa para conectar esta área con la sala comedor, es decir, los escalones son parte del diseño de la sala y conforman la curvatura para la zona de biblioteca y piano. Esta disposición da completa independencia a las circulaciones entre el área de habitaciones y de servicios y entre el área social y de servicio.

El jardín exterior frontal aprovecha el desnivel y la curvatura del terreno y da paso a terrazas de diversas formas y alturas. Una pila frente a la ventana del jardín interior y a la terraza de la sala es el elemento integrador.

El jardín posterior, carente de pendiente, alberga las actividades privadas de la familia. A este espacio se puede acceder de manera independiente desde cada una de las habitaciones y desde la cocina.

La estructura de la casa combina un sistema de dintel con muros portantes. En la mampostería se utilizó bloque, ladrillo y piedra. En el revestimiento interior se aprecia madera triplex para enchapados, piedra pulida y estuco. Hacia el exterior se deja la piedra almohadillada sin pulir. La tracería de los ventanales disimula la pequeña dimensión de los vidrios y compone vanos amplios de piso a techo. Las puertas son de madera con apliques de metal y vidrio.

En junio de 1951, el Dr. José R. Chiriboga, alcalde de Quito, al conferir el Premio Ornato de Karl Kohn, manifiesta: “su casa es un modelo de aprovechamiento de posibilidad para el buen vivir, es una enseñanza práctica de lo mucho que puede hacer un arquitecto para acomodar al ambiente y a las posibilidades, dando, al propio tiempo, realce a la forma, a la línea y al estilo”.

La casa es un hito en la arquitectura residencial de la ciudad; hace gala de un mágico encanto y calor imposible de ser transmitidos a través de una descripción.

Galo Plaza, en ese entonces Presidente de la República del Ecuador, inauguró la residencia en la terraza durante un desayuno. Después de ese día, siempre hay alguien que llega pidiendo ver la casa, son profesores, estudiantes y amantes de la arquitectura.

Fuente
Shayarina Monard Arciniega
Octubre 2010
Karl Kohn Arquitecto Diseñador Artista
Quito – Ecuador

Para inscripciones al CAE-Visita llenar el siguiente formulario goo.gl/jLBz1F

Pin It on Pinterest

Share This